Acerca de la PTT

La PTT es una microangiopatía trombótica extremadamente poco frecuente y potencialmente mortal, que se manifiesta por la presencia de oclusiones microvasculares y las consiguientes trombocitopenia, anemia hemolítica e isquemia orgánica. Tiene una incidencia anual notificada de entre 4 y 5 casos por millón en EE. UU. La PTT afecta principalmente a adultos jóvenes y sanos por lo demás, con 40 años de edad de media.1,2

En la categoría de microangiopatías trombóticas, un gran porcentaje de ellas son PTT adquirida.

La PTT está causada por una disminución intensa de la actividad de ADAMTS13, la proteasa de escisión del factor de Von Willebrand. La disminución de la actividad de ADAMTS13 provoca una acumulación de multímeros del FVW ultragrande que se unen a las plaquetas y provocan la agregación.

El consumo de plaquetas en estos microtrombos provoca trombocitopenia grave, isquemia tisular y disfunción orgánica, que afectan frecuentemente al cerebro, al corazón y a los riñones, y que pueden dar lugar a acontecimientos tromboembólicos agudos como accidente cerebrovascular, infarto de miocardio y trombosis venosa, así como muerte temprana.

[ADAMTS13] se libera de forma constante y mantiene la hemostasia con el FVW y garantiza que los niveles no alcancen valores demasiado altos.

El daño tisular y orgánico que se produce como consecuencia de la isquemia provoca un aumento de los niveles de lactato deshidrogenasa (LDH), troponinas (corazón) y creatinina (riñón). La PTT adquirida, causada por la inhibición mediante autoanticuerpos de la actividad de ADAMTS13, es la forma más frecuente de esta afección. La PTT congénita, causada por mutaciones en el gen de ADAMTS13, es muy poco frecuente. Se ha comunicado que los episodios de PTTa se asocian a una mortalidad aguda de hasta el 20 %.3,4 La mayoría de las muertes se producen en los 30 días siguientes al diagnóstico,5-7 con una mediana de tiempo de 9 días desde el diagnóstico hasta la muerte en la fase aguda de la PTT en pacientes tratados con plasmaféresis.7

El factor de Von Willebrand es la proteína más grande del organismo, o una de las más grandes.

Se ha identificado la resistencia al tratamiento (definida como una falta de mejora en la trombocitopenia después de 4-7 días de tratamiento estándar y niveles elevados de LDH persistentes, o como un fallo en la duplicación del recuento de plaquetas después de 4 días de tratamiento estándar junto con niveles elevados de LDH) como un indicador de mal pronóstico para la supervivencia. La incidencia de resistencia es de aproximadamente el 17 % y se asocia a una tasa de mortalidad notificada de hasta el 42 %.3,8

Además de los riesgos agudos de la enfermedad, los pacientes que sufren un episodio de PTTa pueden sufrir consecuencias a largo plazo como déficits cognitivos, depresión e hipertensión arterial,9 y están en riesgo de recidiva. La tasa de recidiva notificada oscila entre el 10 % y el 84 %.10 Las recidivas se producen generalmente en un plazo de 1-2 años11, pero se han comunicado hasta 30 años después del episodio inicial.10,12

La formación de coágulos sanguíneos en pequeños vasos sanguíneos de todo el organismo, da lugar a disfunción orgánica, que afecta frecuentemente al cerebro, al corazón y a los riñones.

Bibliografía

1

Terrell et al. J Thromb Haemost 2005;3:1432-1436;

2

Miller et al. Epidemiology 2004;15:208- 215;

3

Benhamou Y et al. J Thromb Haemost 2015;13(2):293-302;

4

Han B et al. Am J Hematol 2015;90(8):709-14;

5

Benhamou et al. Haematologica 2012;97:1181–1186;

6

Chaturvedi S, Bhatia N. Haematologica 2013;98(5):e58;

7

Goel R et al. Transfusion 2016;56(6):1451- 8;

8

Chemnitz JM et al. Ann Hematol 2010;89(10):1029-33;

9

Deford CC et al. Blood 2013;122(12):2023-9;

10

Thejeel B et al. Am J Hematol 2016;91(6):623-30;

11

Kremer Hovinga JA et al. Blood 115(8):1500-1511;

12

Falter T et al. Hamostaseologie 2013;33(2):113-120;